El queso casero más fácil y rápido del mundo

¿Te has preguntado alguna vez como se hace el queso? ¿Que es lo que lleva? ¿Se puede hacer en casa? Muchos de nosotros no tenemos la idea de como se prepara el queso. Si leemos las etiquetas de los quesos vamos a ver una lista de ingredientes que a simple vista nos desanima al intentar hacerlo en casa. Lo que más preocupa a la mayoría es como obtener el cuajo animal, el cuajo microbiano o los fermentos lácteos para hacer que la leche se convierta en queso. Luego hay otros ingredientes como por ejemplo el endurecedor que suele ser el cloruro cálcico que tampoco sabemos muy bien lo que es.

Contenido relacionado:

 

 Manualidades

Lo que vas a ver en este artículo es la forma más sencilla, rápida y saludable de hacer queso en casa. Es sorprendentemente fácil y sale siempre a la primera si sigues los pasos.

No necesitaras ingredientes extraños. Solamente necesitas leche de vaca o de cabra, vinagre, limón y sal. Puedes prescindir de la sal si quieres obtener un queso fresco casero sin sal, mucho más saludable.

Ingredientes:

  • 3 litros de leche entera (de vaca, cabra o mezcla)
  • 150 ml de vinagre blanco (de vino o de manzana)
  • 50 ml de zumo de limón
  • un cuarto de cucharadita de sal (o más si te gusta más salado)

 

Primero calentamos de leche hasta el punto de hervir. Hay que estar atento porque en cualquier momento la leche puede salirse de la olla. Hay que remover de ves en cuando para que la leche no se pegue en el fondo. Cuando está a punto de hervir, apagamos el fuego y añadimos los 150 ml de vinagre blanco. Removemos un poco (3 o 4 veces) y luego añadimos el zumo de limón. Removemos otra vez. No hay que remover mucho para que el queso se quede lo más compacto posible. Veras como en seguida la leche se corta y se separa en cuajada y suero…mucho suero.

Dejamos que se enfríe y luego colamos ayudándonos de un saquito de gasa fina o un paño de algodón limpio. Hay que dejar escurrir muy bien e incluso apretamos con las manos para que salga todo el líquido (suero) posible. Luego le añadimos la sal y amasamos para que la sal se distribuya de forma uniforme.

Ponemos en los moldes y ya se puede consumir, aunque es mejor dejarlo en la nevera para el día siguiente. Cuanto más días en la nevera mejor.

Con 3 litros de leche puedes conseguir aproximadamente 600 gr de queso fresco casero.

Si necesitas menos queso, puedes reducir la cantidad de ingredientes de forma proporcional.



Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest

Comenta con Facebook

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *